Bolivia: más de un millón de hectáreas se han perdido por incendios forestales

Los incendios forestales en Bolivia no dan tregua. Al igual que en el 2019, la Chiquitanía y el Chaco boliviano son los ecosistemas que más han sido afectados por el fuego. La ministra del Medio Ambiente y Agua, María Elva Pinckert, informó que hasta el momento son un millón 393 mil hectáreas perdidas en todo el país.

Pinckert detalló que actualmente existen 57 incendios forestales activos en Bolivia: 43 en Santa Cruz, 11 en Chuquisaca y 3 en El Beni. Asimismo, la titular del sector dijo que la Autoridad de Fiscalización y Control Social de Bosques y Tierra (ABT) ha iniciado 452 procesos administrativos a personas acusadas de ocasionar quemas y de ellos 20 son denuncias penales. “Actualmente hay cinco personas detenidas y dos con sentencia. Nunca en la historia de Bolivia hubo sentenciados por quemas”, dijo Pinckert.

incendios forestales en Bolivia
Más de un millón de hectáreas ya han sido arrasadas en Bolivia. Foto: Fundación Noel Kempff Mercado
En agosto de este año, ABT suspendió la entrega de autorizaciones para las quemas controladas en los departamentos de Santa Cruz y El Beni, decisión que se amplió para todo el país desde el 5 de octubre. El incumplimiento de la norma será sancionado con cárcel.

Este contexto de crisis ha obligado a dos gobernaciones a declararse en situación de desastre. El viernes 2 de octubre lo hizo la gobernación de Santa Cruz y el sábado 3 de octubre el departamento de Chuquisaca. Además, el Territorio Autónomo Indígena de Charagua evalúa tomar la misma decisión.

Solo en Santa Cruz se calcula que las pérdidas por los incendios forestales superan las 830 mil hectáreas; mientras que en Chuquisaca el fuego ha arrasado 30 mil hectáreas y avanza hacia las áreas protegidas de Iñao y Aguaragüe.

“Desde el observatorio creemos que son muchas más las hectáreas quemadas”, comenta Oswaldo Maillard, coordinador del Observatorio del Bosque Seco Chiquitano de la Fundación para la Conservación del Bosque Chiquitano (FCBC). “Nuestra mayor preocupación son en las áreas naturales protegidas porque tiene zonas inaccesibles”, agregó Maillard.

Las comunidades indígenas y campesinas también están padeciendo por el avance del fuego. “Hay mucha desesperación de la gente, son varios días combatiendo el fuego”, dice Yenny Noguera, de la Coordinadora Nacional de Defensa de los Territorios Indígenas Originarios Campesinos y Áreas Protegidas (Contiocap).

Fuente: MONGOBAY LATAM